ribagorza_eres_tu_general

Última página:
ribargorza_eres_tu

Suscríbete

diarios

Diarios de viaje

Pulsa aquí para mandarnos tus experiencias en la Comarca de la Ribagorza.

Tras ser revisado por nuestros administradores la publicaremos en nuestra web con el resto de las experiencias de nuestros usuarios.

Cuentanos tu experiencia, porque Ribagorza eres tú.

Cual intrépidos aventureros, a principios de junio realizamos una actividad de rafting descendiendo el río Ésera. A media mañana llegamos al centro de actividades acuáticas donde nos facilitaron el equipo necesario: traje de neopreno, chaleco salvavidas y casco. También tuvimos que rellenar un impreso con nuestros datos personales y responder una serie de preguntas acerca de nuestras condiciones físicas (por cierto, es imprescindible saber nadar).

Antes de comenzar la actividad recibimos una clase técnica de mano de Kike, nuestro experto guía que luego nos acompañaría en el descenso. Primeramente nos enseñó a remar en seco y a seguir sus instrucciones ("alante derecha", "atrás izquierda"), y luego nos dio instrucciones sobre cómo actuar en caso de caernos de la balsa.

Y allá que fuimos, a cabalgar sobre los rápidos del Ésera! El recorrido que realizamos fueron unos 12 Km que se dividían en dos tramos: el primero, Campo - La Silla, era más tranquilo (grado de dificultad II-III de VI), y el segundo, La Silla - Pirámides, más movidito (dificultad III-IV de VI). Como curiosidad, el nombre "Pirámides" se debe a los grandes bloques de piedra en forma de pirámides que se han desprendido de los paredones de Las Mosqueras y que han obstruido el cauce del río formando el famoso Paso de Las Pirámides.

A pesar de que no estaba nada convencida de realizar esta actividad, al final me animé pero no creo que vuelva a hacerlo. En un tramo de rápidos (y ésto en la primera fase "tranquila") la balsa chocó contra una piedra y me fui al agua, con tan mala suerte de que caí debajo de la balsa y no veía modo de salir a la superficie, por mucho chaleco salvavidas que llevara. Fueron unos segundos interminables y lo pasé realmente mal, aunque afortunadamente no pasó nada y mis compañeros me rescataron río abajo, pero me bajé en cuanto pude (antes de comenzar el tramo más difícil).

0
0
0
s2smodern

Llevaba ya tiempo queriendo conocer a fondo una zona en la que cada vez que había estado había regresado con sensaciones positivas. En bici, y como cicloturista, la Marcha de los Puertos de Ribagorza fue la encargada de meterme el gusanillo. El año pasado tuve la oportunidad de descubrirla y me gustó. Soy de los que le gustan los recorridos "oficiales" pero también de los que les gusta "perderse" e intentar conocer bien los lugares que visito, y esto hizo que aquella ocasión me supiera a poco. Mis otras experiencias en Ribagorza son más lejanas y me llevan al invierno y a la nieve. Cerler, Benasque, Llanos del Hospital... nieve, snowboard, esquí, buen ambiente... ¡Cuántos recuerdos!

"Ribagorza es Pirineo" y descubrirlo era uno de nuestros grandes objetivos en este viaje. Mapas, kilometrajes, lugares para dormir... había que atar todo para intentar perderse lo menos posible. Después de manejar mucha información sobre lo que íbamos a hacer, ya contábamos con un plan de ataque: Alta Montaña – Transición – Alta Montaña – Recuperación y turismo.

Primer día: alta montaña en Benasque. Desde allí el plan del día era ambicioso. De entrada a Cerler, de allí a Llanos del Hospital y a la Besurta. Desde allí regresaríamos a Benasque dirección a Castejón de Sos para subir a Chía y luego dirigirnos por el congosto hacia Campo para finalizar subiendo al Balneario de las Vilas del Turbón. ¡Ahí queda eso, casi nada! Cerca de 110 km y algo más de 3.000 m. de desnivel, había que aprovechar que llegábamos frescos y con muchas ganas.

Segundo día: jornada de transición que nos permitiera rodar por la parte central y sur de la Comarca, y de paso visitar algunos lugares pintorescos. Pues allá que vamos. Salimos del Balneario, carretera descendente dirección La Puebla de Roda hasta acercarnos a Roda de Isábena, donde nos animamos a subir hasta el pueblo. Toque medieval, calles estrechitas, todo muy cuidado, una maravilla. Cafecito en la plaza y a seguir la ruta hasta Laguarres. Allí iniciamos la ascensión al puerto del mismo nombre y que ya conocíamos de la Marcha Puertos de Ribagorza. Descenso hasta Benabarre y visita al imponente castillo. Desde allí pusimos rumbo a Torreciudad pasando por el embalse de Joaquin Costa, un auténtico mar con su playa, navegable y preparado para explotar todo el ocio acuático. Pasamos por el congosto de Olvena y salimos de la general para ascender hasta la ermita de San Roque y desde ahí poner rumbo a El Grado, desviándonos hasta el Santuario de Torreciudad. Desde allí tomamos varias carreteras comarcales y volvemos a Graus en dirección al Alto de Panillo para conocer el templo budista. La subida se pega y bastante, pero nos habían recomendado visitarlo y tiramos hacia arriba sin pensarlo. Desde lo lejos destaca el colorido y forma de los edificios. Por fin llegamos, el colorido y originalidad de todo un entorno plagado de detalles budistas compensa el esfuerzo del día de hoy.

Tercer día: Alta montaña y un desafío llamado Llauset. Salimos desde Castejón de Sos subiendo el Col de Fadas. Nos resulta llevadero, entretenido, con buenas vistas. Coronamos y otra vez hasta coronar el Col de Espina y atravesar la localidad de Laspaúles donde acabaría de regreso nuestra etapa. Seguimos dirección Viella y empezamos a jugar al ratón y al gato pasando entre Cataluña y Aragón para llegar hasta el cruce de la localidad de Aneto, donde tomamos a mano izquierda una estrecha carretera que nos lleva hacia un lugar que no imaginábamos. El placer de lo desconocido iba a alcanzar su apogeo, vaya subida, qué espectáculo. Vamos tomando altura, sabemos que superamos los 2.000 m. Vemos la carretera esculpida en las laderas de la montaña y vemos la pared del embalse colgando desde la montaña, pero ninguna carretera que se le acerque. No damos crédito de que se pueda llegar hasta allí, pero poco a poco nos acercamos. Menudo espectáculo, qué paisaje tan inesperado.

Tocaba volver y las sensaciones fueron totalmente positivas. Carreteras tranquilas, puertos de todo tipo, desde colosos a otros más tranquilos pasando por pequeñas emboscadas. Un montón de pueblos que te esperan para que te organices tus recorridos. Este fue nuestro plan, pero La ribagorza da juego para tomárselo con calma y combinar días de bici con otros de ocio y aventura. Una comarca para vivirla con amigos o en familia, ya que hay planes para todos. Ribagorza sí que es Pirineo, y del bueno.

0
0
0
s2smodern

El pasado mes de mayo tuve la oportunidad de pasar con mi marido unos fantásticos días por tierras ribagorzanas. Después de una semana intensísima de trabajo, el viernes después de comer cogimos el coche rumbo Graus con la intención de pasar un par de días por esa bella localidad. Pasear por sus estrechas calles, tomar un café en su espectacular plaza mayor o visitar el Santuario de la Virgen de la Peña y Espacio Pirineos, fueron alguna de las cosas que hicimos. Un día estábamos comprando longanizas (recomiendo a todo el mundo que las pruebe) y la mujer que nos atendía nos preguntó si estábamos de vacaciones y nos recomendó acercarnos al templo budista de Panillo, resulta curioso ver un templo con tanto colorido y en pocos kilómetros contrastarlo con el templo religioso de Roda de Isábena, que nos dijeron que era el pueblo con la catedral más pequeña de España.

Además de turismo cultural, el buen tiempo nos animó a hacer rafting en Campo. La verdad es que ninguno de los dos lo habíamos hecho antes, pero la experiencia fue muy divertida a pesar de lo fría que estaba el agua.

En fin, que queríamos compartir con vosotros nuestra breve estancia por la Ribagorza porque lo pasamos genial y desconectamos de la rutina diaria. Esperamos volver dentro de poco y conocer el resto de rincones.

 

aguas_bravas01

0
0
0
s2smodern
FaLang translation system by Faboba